De corazón

Es cierto, la formación que se ofrece en La Salle Campus de Aravaca (Madrid) en educación de la interioridad es difícilmente exportable. Es mucho más que unos ponentes de primera línea con la vanguardia del discurso de educación de la interioridad. Hoy hemos hemos admirado la danza, hemos guardado silencio, hemos releído grandes relatos, hemos mirado la sociedad reencatada, nos hemos emocionado con el milagro de la educación que toca los corazones y hemos cantado con las manos dadas. Con Pablo D’Ors, Pedro I. Fraile, Josep Otón, José María Toro hemos caminado hacia una teología de la interioridad. Y también con los abrazos de reencuentros, las lágrimas de emoción, las risas de complicidad, los asentimientos de convencimiento... Hoy, ha vuelto a ocurrir. Han pasado “cosas”... ¡Vaya si han pasado! Un nuevo simposio sobre interioridad, el tercero. Elena Andrés y Carlos Esteban lo han vuelto a hacer y nos parece extraordinariamente normal. Gracias. Os lo decimos pocas veces: muchas gracias, de corazón



Comentarios

Entradas populares de este blog

Educación de la interioridad: educar desde las experiencias que nos trascienden

"Las lágrimas son la sangre del alma" (san Agustín)

Hacia una teología de la interioridad